Descubre los hilos tensores, el lifting facial sin cirugía

Hilos tensores

 

Desde nuestra experiencia como escuela pionera en Canarias en cursos de Técnico auxiliar en medicina estética, somos conscientes de que uno de los aspectos de más importantes de la oferta formativa para nuestro alumnado, es que sea de calidad y personalizada. El temario de nuestro curso de Técnico auxiliar en medicina estética está actualizado e incluye una parte práctica en centros y clínicas de medicina estética concertadas. En la actualidad, uno de los tratamientos que más demanda tiene en este sector son los hilos tensores, también conocidos como “hilos mágicos”. La flacidez facial preocupa por igual a hombres y mujeres. Conseguir un rostro bien definido y disimular los signos del paso del tiempo, es posible gracias a los hilos tensores. ¿Quieres saber más sobre ellos? Te lo contamos a continuación.

¿En qué consiste?

Los hilos tensores son una innovadora técnica de rejuvenecimiento facial, que permite estimular los tejidos internos para corregir el descolgamiento y reafirmar la piel. Se trata de un procedimiento seguro, rápido, eficaz y sencillo, sin incisiones y sin dolor, utilizando un producto biocompatible y reabsorbible. Por esta razón, los hilos tensores son conocidos hoy en día como el lifting facial sin cirugía.

El tratamiento de hilos tensores siempre es individualizado para cada paciente. Antes de su aplicación se tienen en cuenta factores como la edad, la fisonomía y el grado de flacidez facial. No obstante, en una sesión estándar lo más habitual es insertar entre diez y veinte hilos. Asimismo, el procedimiento de aplicación es relativamente sencillo y rápido, ya que no suele superar nunca los treinta o cuarenta minutos. La terapia se aplica mediante técnica ambulatoria y consiste en la inserción de pequeñas agujas cargadas con mini hilos de Polidioxanona (PDO).

Eso sí, como cualquier tratamiento médico estético, es fundamental que se realice por un profesional médico formado en la técnica y con experiencia. Sabemos que es de sentido común, pero es fundamental insistir en ello.

Zonas a tratar

Los hilos tensores provocan un efecto lifting apreciable de manera inmediata en cara y cuello, al mismo tiempo que su acción favorece la producción natural del colágeno. Es por esto que, gracias a este tratamiento, la piel recupera vitalidad, elasticidad y luminosidad. Las pequeñas arrugas e imperfecciones en los pliegues nasogenianos o la piel flácida, desparecerán al momento.

Sus resultados no son permanentes, desparecen progresivamente. Suelen tener una duración de entre 12 y 18 meses.

En uno de los módulos del curso de Técnico auxiliar en medicina estética en CEM Canarias impartimos esta técnica, además de otros tratamientos de rejuvenecimiento facial. Formamos a profesionales completamente preparados para su incorporación al mundo laboral de manera inmediata.